InfoGen

Jornada sobre Agroecología Extensiva

Buscando generar mayor rentabilidad con menor impacto ambiental, el sistema encuentra cada vez más adeptos entre técnicos y productores. Especial ZonaCampoTV

Miguel Viñuales/ZonaCampoTV


El miércoles pasado se llevó a cabo en nuestra ciudad una jornada técnica sobre agroecología extensiva, organizada conjuntamente por INTA y la Municipalidad de Olavarría, buscando dar respuesta a un grupo cada vez más creciente de productores locales que buscan interiorizarse en el sistema.


La jornada contó con la presencia de los ingenieros agrónomos Martín Zamora y Agustín Barbera, quienes desde hace ocho años llevan adelante un módulo agroecológico en la Chacra Experimental Integrada de Barrow (Tres Arroyos), de INTA y el Ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia.


El encuentro tuvo lugar en el Centro Municipal de Exposiciones y tuvo como nota particular que se orientó a la implementación extensiva, en vez de focalizarse en producción hortícola o de economías familiares, como suele ser lo habitual. Participaron unas 40 personas, entre productores, técnicos y funcionarios. 


Responder a las demandas

El primero en exponer fue Martín Zamora, que presentó los lineamientos generales del trabajo que se viene haciendo en Barrow, y cómo fue el proceso que los llevó a investigar el tema, siendo que ambos venían de una formación más tradicional, basada en el enfoque que actualmente se tiene de la agricultura, esto es, la producción basada en el tema.


"La experiencia en Barrow nació como respuesta a la demanda de varios productores, que nos acercaban sus necesidades, que iban más allá de lo meramente productivo. Además de problemas como la degradación de suelos y la dificultad de control de algunas malezas y plagas, los costos de la agricultura como se la concibe en la actualidad genera mucho riesgo por los altos costos y los márgenes ajustados de rentabilidad", explicó Zamora.

"Nos preguntaban si INTA estaba haciendo algo al respecto, y nos dimos cuenta que siempre se piensa en desarrollar nuevos materiales transgénicos, que resistan tal o cual enfermedad, pero no estábamos prestando atención al fondo, a encontrar una manera de producir menos dependiente de insumos y energía generada fuera del sistema mismo", indicó.


Con gran interacción por parte de los asistentes, Zamora fue presentando con todo detalle los comienzos, procesos y resultados obtenidos a lo largo de estos ocho años de trabajo, demostrando una reducción de alrededor del 58% en los costos directos, y un margen bruto del 120% por encima de un planteo estándar, basado en agroinsumos externos al sistema, además por supuesto de la reducción en el impacto ambiental.


"La agroecología es más un conjunto de principios que de técnicas concretas, hay cuestiones a tener en cuenta y luego cada productor puede aplicarlas de la manera que más se adecua a sus posibilidades y su explotación", expresó.





Transición agroecológica

A continuación fue el turno del ingeniero Agustín Barbera, quien enfatizó lo expuesto por su colega minutos antes, en el sentido de que si bien se piensa en la agroecología extensiva como un sistema que apunta a minimizar el impacto ambiental, las experiencias realizadas en Barrow demuestran que las implicancias van mucho más allá, ya que la rentabilidad es mayor y –sobre todo- se reduce fuertemente el riesgo productivo al bajar los costos, lo cual asegura la continuidad de gran cantidad de productores de pequeña escala que están permanentemente al borde de bajarse del sector.


A tal punto es así, que los propios Barbera y Zamora lo presentan sin poder disimular expresiones de sorpresa, y desde la Estación Balcarce de INTA se está preparando un trabajo para ser publicado a nivel internacional, presentando todos los resultados productivos y económicos, además de los consabidos beneficios sociales y ambientales que tradicionalmente han sido el fuerte de la agroecología.


Barbera se enfocó en un punto central, la planificación de la etapa de transición del sistema actual a un planteo agroecológico extensivo. "Se empieza realizando un buen diagnóstico de la situación del productor, en cuanto a objetivos productivos y personales, infraestructura, estructura de costos directos productivos, y las mayores limitaciones existentes como por ejemplo falta de maquinaria, problemas graves de malezas, compactación o degradación de suelos. A partir de ahí, se empieza a discutir cuáles son las estrategias agroecologicas más adecuadas para la iniciar la transición", indicó.


Repasando el proceso de Barrow, Barbera contó que a medida que se fueron sumando más productores, se pudieron generar grupos de Cambio Rural en diferentes regiones, lo cual no solo permite a los productores un acompañamiento más periódico, sino que también permite la formación de otros profesionales en la temática.


"Se busca pensar de manera sistémica los establecimientos, es decir, pensar cómo las decisiones que tomemos van a afectar al suelo, su biología, estructura, compactación. Pensar qué va a pasar con las malezas y cómo vamos a competirles, cómo construir la fertilidad para los cultivossiguientes. Así, cada productor va decidiendo su manera de comenzar la transición, probando en uno o varios lotes, y luego extendiéndolo a todo el campo", concluyó.


La jornada finalizó alrededor de las 14, con la promesa de volver por parte de los disertantes, y a raíz del nutrido intercambio con los asistentes, se terminó organizando espontáneamente una salida a campo para visitar el planteo agroecológico impulsado por uno de los productores asistentes.



Doartero en Laprida cerró la semana de remates en ...
Esta semana concluyen las obras en Las Piedritas y...

Artículos relacionados

 

InfoGen

Jornada sobre Agroecología Extensiva

Buscando generar mayor rentabilidad con menor impacto ambiental, el sistema encuentra cada vez más adeptos entre técnicos y productores. Especial ZonaCampoTV

Miguel Viñuales/ZonaCampoTV


El miércoles pasado se llevó a cabo en nuestra ciudad una jornada técnica sobre agroecología extensiva, organizada conjuntamente por INTA y la Municipalidad de Olavarría, buscando dar respuesta a un grupo cada vez más creciente de productores locales que buscan interiorizarse en el sistema.


La jornada contó con la presencia de los ingenieros agrónomos Martín Zamora y Agustín Barbera, quienes desde hace ocho años llevan adelante un módulo agroecológico en la Chacra Experimental Integrada de Barrow (Tres Arroyos), de INTA y el Ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia.


El encuentro tuvo lugar en el Centro Municipal de Exposiciones y tuvo como nota particular que se orientó a la implementación extensiva, en vez de focalizarse en producción hortícola o de economías familiares, como suele ser lo habitual. Participaron unas 40 personas, entre productores, técnicos y funcionarios. 


Responder a las demandas

El primero en exponer fue Martín Zamora, que presentó los lineamientos generales del trabajo que se viene haciendo en Barrow, y cómo fue el proceso que los llevó a investigar el tema, siendo que ambos venían de una formación más tradicional, basada en el enfoque que actualmente se tiene de la agricultura, esto es, la producción basada en el tema.


"La experiencia en Barrow nació como respuesta a la demanda de varios productores, que nos acercaban sus necesidades, que iban más allá de lo meramente productivo. Además de problemas como la degradación de suelos y la dificultad de control de algunas malezas y plagas, los costos de la agricultura como se la concibe en la actualidad genera mucho riesgo por los altos costos y los márgenes ajustados de rentabilidad", explicó Zamora.

"Nos preguntaban si INTA estaba haciendo algo al respecto, y nos dimos cuenta que siempre se piensa en desarrollar nuevos materiales transgénicos, que resistan tal o cual enfermedad, pero no estábamos prestando atención al fondo, a encontrar una manera de producir menos dependiente de insumos y energía generada fuera del sistema mismo", indicó.


Con gran interacción por parte de los asistentes, Zamora fue presentando con todo detalle los comienzos, procesos y resultados obtenidos a lo largo de estos ocho años de trabajo, demostrando una reducción de alrededor del 58% en los costos directos, y un margen bruto del 120% por encima de un planteo estándar, basado en agroinsumos externos al sistema, además por supuesto de la reducción en el impacto ambiental.


"La agroecología es más un conjunto de principios que de técnicas concretas, hay cuestiones a tener en cuenta y luego cada productor puede aplicarlas de la manera que más se adecua a sus posibilidades y su explotación", expresó.





Transición agroecológica

A continuación fue el turno del ingeniero Agustín Barbera, quien enfatizó lo expuesto por su colega minutos antes, en el sentido de que si bien se piensa en la agroecología extensiva como un sistema que apunta a minimizar el impacto ambiental, las experiencias realizadas en Barrow demuestran que las implicancias van mucho más allá, ya que la rentabilidad es mayor y –sobre todo- se reduce fuertemente el riesgo productivo al bajar los costos, lo cual asegura la continuidad de gran cantidad de productores de pequeña escala que están permanentemente al borde de bajarse del sector.


A tal punto es así, que los propios Barbera y Zamora lo presentan sin poder disimular expresiones de sorpresa, y desde la Estación Balcarce de INTA se está preparando un trabajo para ser publicado a nivel internacional, presentando todos los resultados productivos y económicos, además de los consabidos beneficios sociales y ambientales que tradicionalmente han sido el fuerte de la agroecología.


Barbera se enfocó en un punto central, la planificación de la etapa de transición del sistema actual a un planteo agroecológico extensivo. "Se empieza realizando un buen diagnóstico de la situación del productor, en cuanto a objetivos productivos y personales, infraestructura, estructura de costos directos productivos, y las mayores limitaciones existentes como por ejemplo falta de maquinaria, problemas graves de malezas, compactación o degradación de suelos. A partir de ahí, se empieza a discutir cuáles son las estrategias agroecologicas más adecuadas para la iniciar la transición", indicó.


Repasando el proceso de Barrow, Barbera contó que a medida que se fueron sumando más productores, se pudieron generar grupos de Cambio Rural en diferentes regiones, lo cual no solo permite a los productores un acompañamiento más periódico, sino que también permite la formación de otros profesionales en la temática.


"Se busca pensar de manera sistémica los establecimientos, es decir, pensar cómo las decisiones que tomemos van a afectar al suelo, su biología, estructura, compactación. Pensar qué va a pasar con las malezas y cómo vamos a competirles, cómo construir la fertilidad para los cultivossiguientes. Así, cada productor va decidiendo su manera de comenzar la transición, probando en uno o varios lotes, y luego extendiéndolo a todo el campo", concluyó.


La jornada finalizó alrededor de las 14, con la promesa de volver por parte de los disertantes, y a raíz del nutrido intercambio con los asistentes, se terminó organizando espontáneamente una salida a campo para visitar el planteo agroecológico impulsado por uno de los productores asistentes.



Doartero en Laprida cerró la semana de remates en ...
Esta semana concluyen las obras en Las Piedritas y...

Artículos relacionados