Las lluvias fracasaron: qué dice ahora el pronóstico del clima

En nuestra zona, la lluvia caída fue muy dispar y apenas superó los 8 milímetros, muy lejos de lo que se esperaba. El pronóstico sigue siendo poco alentador

Las lluvias que anunciadas para el pasado fin de semana eran la oportunidad de quebrar la acuciante falta de agua. Las últimas precipitaciones en Olavarría y la zona habían sido el 15 de septiembre. En agosto, al igual que en esta oportunidad, los pluviómetros marcaron escasos milímetros y hay que remontarse al 15 de junio pasado para encontrar las últimas lluvias importantes. El periodo sin agua ya supera los 100 días y la sequía abarca al 75% de la provincia.


Las esperadas lluvias anunciadas para el el pasado fin de semana en las grandes zonas agrícolas de Buenos Aires no cumplieron. El mejor comportamiento pluvial se limitó al sur provincial. Las grandes áreas trigueras de Tres Arroyos y Necochea recibieron entre 15 a 40 mm. El extremo noreste también recibió lluvias, pero las más importantes estuvieron limitadas al área costera. Se tratan de 10 a 30 mm. Un área más pequeña y aislada que se cuenta entre las privilegiadas por el agua está en el noroeste. General Pinto logró acumular 20 mm, Rojas y Lincoln le siguen con 14 mm.


ALERTA POR BAJAS TEMPERATURA

Aire muy frío y con un pasaje muy rápido fueron los que causaron las intensas tormentas recientes. Las altas temperaturas y el viento del sector norte cedieron rápidamente al aire frío que provenía del sur. En Villa la Angostura en los últimos días nevó y de forma considerable. Bariloche marcó 1,5°C bajo cero y en Calafate la mínima tocó los 6°C bajo cero.

El frío en el sur del país sigue excepcionalmente presente a esta altura del año. Entre lunes y martes, las mínimas registradas en el centro de Buenos Aires rondaron entre los 4 y 6°C y se esperam temperaturas aún más bajas, típicas del invierno.


De hecho no se descartan que se registren heladas agronómicas en la provincia de Buenos Aires. El frío sigue instalado y es el principal problema que sostiene la falta de agua.


POCA AGUA Y MUCHO GRANIZO

El cambio abrupto de temperaturas provocó tormentas de gran intensidad con actividad eléctrica y caída de granizo. Buena parte del área núcleo del país, recibió "más granizo que agua", como explican productores e ingenieros de la zona. El evento abarcó a muchas localidades del centro sur santafesino y el noreste bonaerense. Por suerte, no se comparan con los eventos de granizo del año pasado que dejaron sectores arrasados. Esta vez no habría daños de gran importancia para los cultivos.


PRONÓSTICOS POCO OPTIMISTAS

"El principal problema es que octubre empieza frío, esto es un pésimo indicador de que se revierta la falta de lluvias en el corto plazo" explica el Dr. en Cs. Atmosféricas José Luis Aiello. Las expectativas climáticas no son alentadoras. El pulso seco seguirá afectando a Argentina, al menos hasta el 9 de octubre.


"Las lluvias importantes se están dando sólo en el noreste de Argentina, el Litoral y Uruguay", agrega. El frente de tormenta en pocas horas dejará la región central y se desplazará hacia el noreste dónde se esperan lluvias más importantes.


Hasta el miércoles 9 de octubre no se vislumbran cambios. Puede haber una inestabilidad el próximo viernes (4/10) para Buenos Aires, Entre Ríos, sureste de Santa Fe y Uruguay. Pero serían poco importantes, con pocas chances de que los acumulados superen los 5 mm más allá de las áreas costeras. 


Fuente: Agrofy News


Continúa abierta la inscripción al Plan Forestal M...
El INTA Balcarce identificó las principales causas...

Artículos relacionados

 

Las lluvias fracasaron: qué dice ahora el pronóstico del clima

En nuestra zona, la lluvia caída fue muy dispar y apenas superó los 8 milímetros, muy lejos de lo que se esperaba. El pronóstico sigue siendo poco alentador

Las lluvias que anunciadas para el pasado fin de semana eran la oportunidad de quebrar la acuciante falta de agua. Las últimas precipitaciones en Olavarría y la zona habían sido el 15 de septiembre. En agosto, al igual que en esta oportunidad, los pluviómetros marcaron escasos milímetros y hay que remontarse al 15 de junio pasado para encontrar las últimas lluvias importantes. El periodo sin agua ya supera los 100 días y la sequía abarca al 75% de la provincia.


Las esperadas lluvias anunciadas para el el pasado fin de semana en las grandes zonas agrícolas de Buenos Aires no cumplieron. El mejor comportamiento pluvial se limitó al sur provincial. Las grandes áreas trigueras de Tres Arroyos y Necochea recibieron entre 15 a 40 mm. El extremo noreste también recibió lluvias, pero las más importantes estuvieron limitadas al área costera. Se tratan de 10 a 30 mm. Un área más pequeña y aislada que se cuenta entre las privilegiadas por el agua está en el noroeste. General Pinto logró acumular 20 mm, Rojas y Lincoln le siguen con 14 mm.


ALERTA POR BAJAS TEMPERATURA

Aire muy frío y con un pasaje muy rápido fueron los que causaron las intensas tormentas recientes. Las altas temperaturas y el viento del sector norte cedieron rápidamente al aire frío que provenía del sur. En Villa la Angostura en los últimos días nevó y de forma considerable. Bariloche marcó 1,5°C bajo cero y en Calafate la mínima tocó los 6°C bajo cero.

El frío en el sur del país sigue excepcionalmente presente a esta altura del año. Entre lunes y martes, las mínimas registradas en el centro de Buenos Aires rondaron entre los 4 y 6°C y se esperam temperaturas aún más bajas, típicas del invierno.


De hecho no se descartan que se registren heladas agronómicas en la provincia de Buenos Aires. El frío sigue instalado y es el principal problema que sostiene la falta de agua.


POCA AGUA Y MUCHO GRANIZO

El cambio abrupto de temperaturas provocó tormentas de gran intensidad con actividad eléctrica y caída de granizo. Buena parte del área núcleo del país, recibió "más granizo que agua", como explican productores e ingenieros de la zona. El evento abarcó a muchas localidades del centro sur santafesino y el noreste bonaerense. Por suerte, no se comparan con los eventos de granizo del año pasado que dejaron sectores arrasados. Esta vez no habría daños de gran importancia para los cultivos.


PRONÓSTICOS POCO OPTIMISTAS

"El principal problema es que octubre empieza frío, esto es un pésimo indicador de que se revierta la falta de lluvias en el corto plazo" explica el Dr. en Cs. Atmosféricas José Luis Aiello. Las expectativas climáticas no son alentadoras. El pulso seco seguirá afectando a Argentina, al menos hasta el 9 de octubre.


"Las lluvias importantes se están dando sólo en el noreste de Argentina, el Litoral y Uruguay", agrega. El frente de tormenta en pocas horas dejará la región central y se desplazará hacia el noreste dónde se esperan lluvias más importantes.


Hasta el miércoles 9 de octubre no se vislumbran cambios. Puede haber una inestabilidad el próximo viernes (4/10) para Buenos Aires, Entre Ríos, sureste de Santa Fe y Uruguay. Pero serían poco importantes, con pocas chances de que los acumulados superen los 5 mm más allá de las áreas costeras. 


Fuente: Agrofy News


Continúa abierta la inscripción al Plan Forestal M...
El INTA Balcarce identificó las principales causas...

Artículos relacionados