Especiales

Tiburcio Imaz, de "loco" a "influencer" de una nueva generación de ganaderos

Con casi 7.000 seguidores de distintas partes del mundo, el productor lamadritense transmite su mensaje: la ganadería pastoril intensiva permite vivir en el campo, y vivir del campo.

Miguel Viñuales (ZonaCampo) 


Hace ya como 20 años, y vaya a saber desde cuando estaba la idea dando vueltas por su cabeza, un paisano oriundo de la zona de Martinetas se embarcó en un proyecto que era casi como agarrar el mantel de una mesa recién servida, con la vajilla de porcelana de la bisabuela, y sacudirla de un tirón.


Un poco en broma, un poco en serio, así fueron los comienzos de Tiburcio Imaz en el pastoreo racional intensivo, después de haber visto un esquema instalado en un campo en Huanguelén que lo fascinó, y lo llevó a emprender un camino que rompió con tradiciones familiares y miradas críticas de la mayoría de los productores ganaderos de aquel entonces, que lo tildaban de "loco". Y que hoy ha terminado en un sistema que lleva su nombre propio, Pastoreo Racional Imaz, y lo ha colocado como referente internacional e "influencer" de toda una nueva generación de ganaderos que lo siguen por las redes sociales.


Jóvenes y no tan jóvenes de diferentes partes del mundo, con la cabeza abierta y espíritu de retorno a una forma de vivir en el campo, y de lo que produce el campo, ya son casi 7.000 las personas que lo siguen a diario por Instagram y Facebook. 


Encarnación Espinar Rodríguez, su esposa, ya perdió la cuenta de todos los que han visitado La Posta (su establecimiento de 142 has con en General Lamadrid) cuando se podía antes de la pandemia, y los que han elegido capacitarse on line en un sistema que alberga diez veces más carga que la zona, y que no conoce lo que es sacar las vacas a la calle en invierno.


"Un amigo me comentó de este sistema hace como 30 años, y lo empecé a implementar en un campo que alquilaba pero no lo podía atender como era debido, no me resultó. Cuando nos vinimos para La Posta, nos encontramos con que había que hacer algo para que una superficie tan chica sea rentable, y este tipo de manejo es uno de los sistemas más rentables, muy productivo y con mucha eficiencia en la cosecha del forraje. Con los años fui aprendiendo hasta llegar a lo que es hoy", explicó Tiburcio Imaz a ZonaCampo.com.ar


Se escuchan risas de fondo por parte de Encarnación, en la videoconferencia que usamos para la nota, cuando Imaz confiesa que al principio, y por mucho tiempo, lo trataban de loco, y que con el tiempo eso fue evolucionando a un "todo muy lindo, pero hacelo vos". El ámbito de la ganadería es muy tradicional, y en aquel momento no había apertura para lo que Imaz hacía, aunque algunas miradas más abiertas habían tomado nota de su trabajo.


"Después con el tiempo empezaron los comentarios, algunos empezaron a ver que los resultados que obtenía eran reales, y se empezaron a acercar al campo, más por curiosidad que para trabajar de la misma manera. Con el tiempo empezó a venir más gente, incluso se organizaron algunas jornadas en conjunto con otros grupos, y después empezamos a ofrecer visitas de capacitación por nuestra cuenta en pastoreo racional intensivo", indicó el productor.


"Hace ya seis o siete años nos imaginábamos lo que está pasando hoy, teníamos ese proyecto, y otros más que están en agenda, pero no estaban dadas las condiciones para implementarlo. Uno siempre se imagina el máximo de lo que puede aspirar, después a veces lo querés bajar a la realidad y se te puede caer todo a pedazos, hay que esperar los tiempos de cada cosa. Un día nos decidimos a utilizar las redes sociales, y así llegamos a la difusión que tiene hoy", detalló.



Influencer

Innovador, pionero, corajudo, y con el apoyo incondicional de Encarnación, Tiburcio Imaz decidió abrir otro camino por fuera de lo tradicional y creó  perfiles en las dos redes sociales más activas, Instagram y Facebook, organizando un equipo de gestión de redes y comunicación, que lo llevó a ser un "influencer" para casi 7.000 seguidores de diferentes partes del mundo, que permanentemente aprovechan los "tips" y comentarios que publica, y los reenvían a sus contactos.


"Hay personas de toda edad, con la cabeza abierta, pero sobre todo me sigue mucha gente joven, que ha escuchado distintas campanas del campo, y como todo joven, quiere cambiar lo que se venía haciendo, y este sistema les calza bastante bien. Los campos, generación tras generación, se van dividiendo, las superficies son cada vez más chicas, y este sistema representa una solución para los problemas que van surgiendo", explicó.


"Los jóvenes están dispuestos a tomar este desafío, aún hoy nos dicen que si le cuentan a su padre o su abuelo que quieren implementar este sistema, se les ríen en la cara. Esto no es nuevo, fue desarrollado en los años '60, pero no se ha implementado, entonces los jóvenes encuentran resistencia, pero los vemos dispuestos", agregó.


Esta nota personal y un mensaje que integra eficiencia productiva con un modo de vivir valorizando lo que el campo brinda a nivel económico y humano, ha hecho que todos estos seguidores lo consideren un referente, y con el tiempo, se haya personalizado la propuesta al punto de que empezaron a hablar de "Pastoreo Racional Imaz", jugando con la "I" del final, dando lugar a un sistema con nombre propio, ganadería de autor.



El rol de la familia

En este esquema de vida y trabajo, la familia ocupa un lugar central. "La familia es muy importante, si vos estás todo el día en el campo y no tenés alguien que te apoye, que te espere, que te acompañe, te terminás yendo al pueblo. Son pocos los que pueden estar en soledad, el apoyo de la familia es fundamental. Por supuesto, tiene que haber un acuerdo, un compromiso de apoyo de unos a otros, incluyendo no desear cosas que en el campo no son posibles. Hoy sin embargo, la situación es más fácil, en el campo hay muchas opciones, hay internet, servicios, diferentes opciones para contar con energía eléctrica", explicó.


Cuando Imaz habla de apoyo, al escuchar hablar a Encarnación queda claro que la persona que tiene al lado tiene tanta garra como él. Ella también porta un mensaje para la mujer rural. "Como mujer criada en el campo, siempre le digo a las chicas que están pensando en ir a vivir al campo con su marido o su familia, que esto no significa ir a trabajar en la manga, o arriar vacas por obligación. Si te gusta lo podés hacer, y si no, tenés muchísimas tareas, desde mantener y hermosear la casa y el jardín, cuidar de tus hijos si los tenés, aprender talleres. Hoy por hoy, hay muchas cosas que se pueden aprender online, tejer, coser, bordar, manualidades, montar una pequeña huerta, algo de granja, árboles frutales y hacer dulces", agregó Encarnación.


"Pero lo más importante, y es algo a revalorizar, es mantener el hogar. No es lo mismo que el hombre llegue de trabajar en el campo y la casa esté fría, se tenga que cocinar, preparar la ropa. Es muy importante a nivel psicológico sentirse acompañado, llegar y encontrar el televisor prendido, el calor de hogar. Es importantísimo, y te lo digo como mujer que he vivido 35 o 40 años en el campo, y que he acompañado a Tiburcio y a mis hijos en todo. Pero la mujer no debe creer que está obligada a hacer tareas rudas, sino que hace un gran aporte con solo amar el campo y disfrutar de estar en él. A mí me pasa que cuando voy al pueblo, termino mis trámites pero enseguida me dan ganas de volver, llegar a casa donde están esperándome los fuegos encendidos", concluyó.



Se realizaron allanamientos por abigeato
Caminos rurales: informe semanal de la Mesa Agrope...

Artículos relacionados

 

Especiales

Tiburcio Imaz, de "loco" a "influencer" de una nueva generación de ganaderos

Con casi 7.000 seguidores de distintas partes del mundo, el productor lamadritense transmite su mensaje: la ganadería pastoril intensiva permite vivir en el campo, y vivir del campo.

Miguel Viñuales (ZonaCampo) 


Hace ya como 20 años, y vaya a saber desde cuando estaba la idea dando vueltas por su cabeza, un paisano oriundo de la zona de Martinetas se embarcó en un proyecto que era casi como agarrar el mantel de una mesa recién servida, con la vajilla de porcelana de la bisabuela, y sacudirla de un tirón.


Un poco en broma, un poco en serio, así fueron los comienzos de Tiburcio Imaz en el pastoreo racional intensivo, después de haber visto un esquema instalado en un campo en Huanguelén que lo fascinó, y lo llevó a emprender un camino que rompió con tradiciones familiares y miradas críticas de la mayoría de los productores ganaderos de aquel entonces, que lo tildaban de "loco". Y que hoy ha terminado en un sistema que lleva su nombre propio, Pastoreo Racional Imaz, y lo ha colocado como referente internacional e "influencer" de toda una nueva generación de ganaderos que lo siguen por las redes sociales.


Jóvenes y no tan jóvenes de diferentes partes del mundo, con la cabeza abierta y espíritu de retorno a una forma de vivir en el campo, y de lo que produce el campo, ya son casi 7.000 las personas que lo siguen a diario por Instagram y Facebook. 


Encarnación Espinar Rodríguez, su esposa, ya perdió la cuenta de todos los que han visitado La Posta (su establecimiento de 142 has con en General Lamadrid) cuando se podía antes de la pandemia, y los que han elegido capacitarse on line en un sistema que alberga diez veces más carga que la zona, y que no conoce lo que es sacar las vacas a la calle en invierno.


"Un amigo me comentó de este sistema hace como 30 años, y lo empecé a implementar en un campo que alquilaba pero no lo podía atender como era debido, no me resultó. Cuando nos vinimos para La Posta, nos encontramos con que había que hacer algo para que una superficie tan chica sea rentable, y este tipo de manejo es uno de los sistemas más rentables, muy productivo y con mucha eficiencia en la cosecha del forraje. Con los años fui aprendiendo hasta llegar a lo que es hoy", explicó Tiburcio Imaz a ZonaCampo.com.ar


Se escuchan risas de fondo por parte de Encarnación, en la videoconferencia que usamos para la nota, cuando Imaz confiesa que al principio, y por mucho tiempo, lo trataban de loco, y que con el tiempo eso fue evolucionando a un "todo muy lindo, pero hacelo vos". El ámbito de la ganadería es muy tradicional, y en aquel momento no había apertura para lo que Imaz hacía, aunque algunas miradas más abiertas habían tomado nota de su trabajo.


"Después con el tiempo empezaron los comentarios, algunos empezaron a ver que los resultados que obtenía eran reales, y se empezaron a acercar al campo, más por curiosidad que para trabajar de la misma manera. Con el tiempo empezó a venir más gente, incluso se organizaron algunas jornadas en conjunto con otros grupos, y después empezamos a ofrecer visitas de capacitación por nuestra cuenta en pastoreo racional intensivo", indicó el productor.


"Hace ya seis o siete años nos imaginábamos lo que está pasando hoy, teníamos ese proyecto, y otros más que están en agenda, pero no estaban dadas las condiciones para implementarlo. Uno siempre se imagina el máximo de lo que puede aspirar, después a veces lo querés bajar a la realidad y se te puede caer todo a pedazos, hay que esperar los tiempos de cada cosa. Un día nos decidimos a utilizar las redes sociales, y así llegamos a la difusión que tiene hoy", detalló.



Influencer

Innovador, pionero, corajudo, y con el apoyo incondicional de Encarnación, Tiburcio Imaz decidió abrir otro camino por fuera de lo tradicional y creó  perfiles en las dos redes sociales más activas, Instagram y Facebook, organizando un equipo de gestión de redes y comunicación, que lo llevó a ser un "influencer" para casi 7.000 seguidores de diferentes partes del mundo, que permanentemente aprovechan los "tips" y comentarios que publica, y los reenvían a sus contactos.


"Hay personas de toda edad, con la cabeza abierta, pero sobre todo me sigue mucha gente joven, que ha escuchado distintas campanas del campo, y como todo joven, quiere cambiar lo que se venía haciendo, y este sistema les calza bastante bien. Los campos, generación tras generación, se van dividiendo, las superficies son cada vez más chicas, y este sistema representa una solución para los problemas que van surgiendo", explicó.


"Los jóvenes están dispuestos a tomar este desafío, aún hoy nos dicen que si le cuentan a su padre o su abuelo que quieren implementar este sistema, se les ríen en la cara. Esto no es nuevo, fue desarrollado en los años '60, pero no se ha implementado, entonces los jóvenes encuentran resistencia, pero los vemos dispuestos", agregó.


Esta nota personal y un mensaje que integra eficiencia productiva con un modo de vivir valorizando lo que el campo brinda a nivel económico y humano, ha hecho que todos estos seguidores lo consideren un referente, y con el tiempo, se haya personalizado la propuesta al punto de que empezaron a hablar de "Pastoreo Racional Imaz", jugando con la "I" del final, dando lugar a un sistema con nombre propio, ganadería de autor.



El rol de la familia

En este esquema de vida y trabajo, la familia ocupa un lugar central. "La familia es muy importante, si vos estás todo el día en el campo y no tenés alguien que te apoye, que te espere, que te acompañe, te terminás yendo al pueblo. Son pocos los que pueden estar en soledad, el apoyo de la familia es fundamental. Por supuesto, tiene que haber un acuerdo, un compromiso de apoyo de unos a otros, incluyendo no desear cosas que en el campo no son posibles. Hoy sin embargo, la situación es más fácil, en el campo hay muchas opciones, hay internet, servicios, diferentes opciones para contar con energía eléctrica", explicó.


Cuando Imaz habla de apoyo, al escuchar hablar a Encarnación queda claro que la persona que tiene al lado tiene tanta garra como él. Ella también porta un mensaje para la mujer rural. "Como mujer criada en el campo, siempre le digo a las chicas que están pensando en ir a vivir al campo con su marido o su familia, que esto no significa ir a trabajar en la manga, o arriar vacas por obligación. Si te gusta lo podés hacer, y si no, tenés muchísimas tareas, desde mantener y hermosear la casa y el jardín, cuidar de tus hijos si los tenés, aprender talleres. Hoy por hoy, hay muchas cosas que se pueden aprender online, tejer, coser, bordar, manualidades, montar una pequeña huerta, algo de granja, árboles frutales y hacer dulces", agregó Encarnación.


"Pero lo más importante, y es algo a revalorizar, es mantener el hogar. No es lo mismo que el hombre llegue de trabajar en el campo y la casa esté fría, se tenga que cocinar, preparar la ropa. Es muy importante a nivel psicológico sentirse acompañado, llegar y encontrar el televisor prendido, el calor de hogar. Es importantísimo, y te lo digo como mujer que he vivido 35 o 40 años en el campo, y que he acompañado a Tiburcio y a mis hijos en todo. Pero la mujer no debe creer que está obligada a hacer tareas rudas, sino que hace un gran aporte con solo amar el campo y disfrutar de estar en él. A mí me pasa que cuando voy al pueblo, termino mis trámites pero enseguida me dan ganas de volver, llegar a casa donde están esperándome los fuegos encendidos", concluyó.



Se realizaron allanamientos por abigeato
Caminos rurales: informe semanal de la Mesa Agrope...

Artículos relacionados