InfoGen

Hantavirus, leptospira y otras yerbas

Las enfermedades transmitidas por roedores son un problema grave y generalizado, que va más mucho más allá del reciente brote de hantavirus.

Miguel Viñuales (ZonaCampo)​


Hace algunas semanas, la sociedad se ha visto conmocionada con el reciente brote de hantavirus, lo cual ha movilizado gran cantidad de información preventiva a través de diversos medios y redes sociales.


Como muchas veces sucede, el tema de las redes sociales es un arma de doble filo porque junto a la información relevante, suele filtrarse otra que -aunque bienintencionada- puede resultar errónea o susceptible de malas interpretaciones, por lo cual es imprescindible contar con asesoramiento profesional especializado.


En esta entrevista con ZonaCampo, el médico veterinario Gilberto Bintana, con varias décadas de experiencia en saneamiento y gestión ambiental al frente de la empresa SyGAMED S.A., nos da su punto de vista y recomendaciones para prevenir este flagelo, que va mucho más allá del hantavirus, incluyendo otros problemas quizás más graves y de riesgo permanente basados en el contacto con roedores en la vida cotidiana.


ZonaCampo: ¿Cuán expuestos estamos, en general, a problemas como el hantavirus en la vida cotidiana?

Bintana: Es una buena pregunta, porque permite ampliar el tema a algo más amplio, que son las enfermedades transmitidas por roedores. Actualmente circula por redes como Facebook o Whatsapp cierta información que puede ser confusa, o correcta pero que puede ser interpretada de manera confusa. Las enfermedades transmitidas por roedores son varias, está lógicamente el problema del hantavirus, pero también hay muchas otras cuestiones a las que estamos expuestos cotidianamente y es importante estar bien informados.


Zona Campo: ¿Cuáles, por ejemplo?

Bintana: Tomemos, por ejemplo, un spot reciente donde se advierte no tomar bebidas de manera directa de la lata. Si bien eso es correcto, no es para el hantavirus, es decir, debiéramos entender es que no hay que tomar de la lata nunca, haya brote de hantavirus o no. Esa medida de prevención es para la leptospira, que es otra de las enfermedades que transmiten los roedores, y que es mucho más común que el hantavirus, porque los roedores que andan en los depósitos de alimentos no son los ratones de campo que transmiten esta enfermedad, sino los llamados comensales, que cohabitan con nosotros, las ratas comunes de ciudad, que no transmiten hantavirus pero si leptospira y muchas otras enfermedades.


ZonaCampo: El doble juego de ventajas e inconvenientes de las redes sociales…

Bintana: Siempre deja algo positivo, porque se genera una sensibilidad en la comunidad y las autoridades que dan lugar a medidas preventivas, acciones, campañas que resultan útiles. Pero es muy importante contar con información precisa, sobre todo porque hay problemas de carácter permanente, como la leptospira por ejemplo, que está siempre presente. La cuestión pasa por continuar con las medidas preventivas una vez que pasa el pico de sensibilidad social por un tema puntual como el hantavirus, porque seguirán existiendo muchos otros problemas tan graves como ese. El objetivo entonces no debería ser tan específico, sino mucho más amplio, tomando las medidas necesarias para prevenir enfermedades transmitidas por roedores.


ZonaCampo: Con relación al hantavirus, específicamente ¿quiénes son las personas más expuestas?

Bintana: El hantavirus es transmitido por el ratón colilargo de campo, por lo cual históricamente las personas que viven o trabajan en el ámbito rural, o los campamentistas, son los más expuestos. Es decir, las personas que están habitualmente al aire libre, pero no porque el aire libre sea de riesgo, sino porque es el ambiente donde está el ratón. Cuando arrancó en El Bolsón el primer brote de hantavirus, allá por 1995 aproximadamente, fue porque habían anidado ratones en una camioneta estacionada mucho tiempo en una cabaña y al encender la calefacción, lo inhalaron. Se trata de espacios cerrados, dentro de ámbitos rurales o agrestes. 



Según el médico veterinario Gilberto Bintana, una de las dificultades de prevención del hantavirus reside en que el roedor que lo transmite no es la rata grande, bien visible, sino el pequeño ratón colilargo de campo, de unos pocos centímetros de largo y de desplazamiento muy rápido, y por lo tanto difícil de detectar.



ZonaCampo: ¿Hay ciclos en el hantavirus o es un problema permanente?

Bintana: Siempre suele darse en los mismos lugares, se habla de ciclos llamados "ratadas", donde cada tanto por cuestiones probablemente de alimentación, estos roedores silvestres se acercan al ambiente humano y aumentan las posibilidades de transmisión. Evidentemente el virus está circulando entre los roedores, está en las poblaciones, y a veces es difícil de detectar porque son portadores asintomáticos, es decir, el roedor no se enferma pero son eliminadores. Entonces entre ellos no pasa nada, pero cuando se dan estos desplazamientos demográficos de las poblaciones, a veces llega al hombre y se dan estos casos. Otra cosa que dificulta su prevención es el hecho de que el ratón que la transmite no es la rata grande, bien visible, sino el ratón colilargo, de unos pocos centímetros y de desplazamento muy rápido, por lo tanto difícil de detectar.


ZonaCampo: ¿Las mutaciones del virus dificultan los tratamientos?

Bintana: Van apareciendo cambios en las cepas, por eso siempre sucede con estas enfermedades emergentes o, más bien, reemergentes, al aparecer o reaparecer lo hacen con mucha patogenicidad. Las cepas causan gran mortandad, y a medida que se van instalando o se hacen más habituales, las cepas van variando y se hacen menos patógenas o mortales. En este caso, tenemos una situación nueva, que es el contagio interhumano, pero por otro lado, la emergencia es menos virulenta que en ocasiones anteriores.


ZonaCampo: Frente a este tipo de circunstancias, muchas veces las medidas públicas generales no llegan a tiempo por la velocidad en que se propagan. ¿Qué medidas de prevención se pueden tomar?

Bintana: Siempre hay que apuntar al roedor, ya sea por hantavirus, leptospira o cualquiera de los otros problemas. Incluso aunque ahora estemos hablando de contagio interhumano, el origen siempre es el roedor por lo cual las medidas preventivas apuntan allí, que es el diseminador. En el caso del hantavirus, como todos los virus, no viven en el medioambiente, por lo cual el período de transmisión es muy corto. Por eso, la principal recomendación sobre todo para la gente que está en ámbitos rurales, es ser cuidadoso respecto de presencia de roedores en ámbitos cerrados, galpones, viviendas sin ventilar, cualquier espacio cerrado en el campo es sospechoso. Sobre todo si hay acopio de cereales o cueros, donde el ratón pueda anidar.


ZonaCampo: Siendo que en el campo estos lugares son habituales, y es el medioambiente donde se desarrolla el ratón, es decir, se da todo como para estar en riesgo ¿hay alguna recomendación especial?

Bintana: Al igual que sucede con la hacienda, cada espacio soporta una carga determinada, en este caso, en un galpón o vivienda cerrada por ejemplo, hay cierta cantidad de familias de roedores que pueden coexisitir. La idea es tomar las medidas necesarias para limitar la carga todo lo posible, y lógicamente, no generar condiciones para que aumenten. Los acopios de cueros o cereales favorecen el desarrollo. Se recomienda mantener limpios los galpones y viviendas, desmalezar las zonas circundantes. En el caso de lugares cerrados desde hace mucho, se recomienda ventilarlos antes de limpiar, hay una medida preventiva sencilla que es tomar aire antes de entrar, y abrir todo lo que se pueda sin respirar, después se sale, se vuelve a tomar aire y se sigue abriendo. Se lo deja unas horas ventilado, y después se ingresa a limpiar, cuidando de no levantar polvareda barriendo, lo ideal es rociar todo con una solución de agua con cloro, usar guantes. Tampoco se recomienda la quema, porque lejos de controlar se aumenta la diseminación.


ZonaCampo: Muchas gracias por recibirnos, nos brinda una perspectiva complementaria muy útil para la prevención. ¿alguna recomendación adicional?

Bintana: La participación comunitaria en estos temas en fundamental, es muy importante la iniciativa tanto individual como colectiva, y tomando en cuenta que la presencia de roedores no se rige por las normas de los seres humanos. Es decir, el hecho de que estén en el terreno del vecino no significa que los roedores sean "del vecino", sino que mientras haya un lugar donde puedan tener madriguera y fuentes de alimento, van a estar circulando en todo el ambiente. Entonces no se trata solo del baldío, sino de todos los que les dan de comer, sobre todo en ámbitos urbanos. Es algo que se tiene que controlar de manera comunitaria, limitando la capacidad de carga.



Por otras consultas o asesoramiento técnico, los datos de contacto del médico veterinario Gilberto Bintana son

SyGAMED S.A.

España 2882 - 2° Piso Oficina 5 (Cámara Empresaria de Olavarría)

Olavarría, Pcia. de Buenos Aires (CP7400)

Teléfono: (02284) 422890/427896

http://www.sygamed.com




Plaza firme a pesar de un ingreso que superó las 1...
La ganadería tendrá su lugar de privilegio en Expo...
 

InfoGen

Hantavirus, leptospira y otras yerbas

Las enfermedades transmitidas por roedores son un problema grave y generalizado, que va más mucho más allá del reciente brote de hantavirus.

Miguel Viñuales (ZonaCampo)​


Hace algunas semanas, la sociedad se ha visto conmocionada con el reciente brote de hantavirus, lo cual ha movilizado gran cantidad de información preventiva a través de diversos medios y redes sociales.


Como muchas veces sucede, el tema de las redes sociales es un arma de doble filo porque junto a la información relevante, suele filtrarse otra que -aunque bienintencionada- puede resultar errónea o susceptible de malas interpretaciones, por lo cual es imprescindible contar con asesoramiento profesional especializado.


En esta entrevista con ZonaCampo, el médico veterinario Gilberto Bintana, con varias décadas de experiencia en saneamiento y gestión ambiental al frente de la empresa SyGAMED S.A., nos da su punto de vista y recomendaciones para prevenir este flagelo, que va mucho más allá del hantavirus, incluyendo otros problemas quizás más graves y de riesgo permanente basados en el contacto con roedores en la vida cotidiana.


ZonaCampo: ¿Cuán expuestos estamos, en general, a problemas como el hantavirus en la vida cotidiana?

Bintana: Es una buena pregunta, porque permite ampliar el tema a algo más amplio, que son las enfermedades transmitidas por roedores. Actualmente circula por redes como Facebook o Whatsapp cierta información que puede ser confusa, o correcta pero que puede ser interpretada de manera confusa. Las enfermedades transmitidas por roedores son varias, está lógicamente el problema del hantavirus, pero también hay muchas otras cuestiones a las que estamos expuestos cotidianamente y es importante estar bien informados.


Zona Campo: ¿Cuáles, por ejemplo?

Bintana: Tomemos, por ejemplo, un spot reciente donde se advierte no tomar bebidas de manera directa de la lata. Si bien eso es correcto, no es para el hantavirus, es decir, debiéramos entender es que no hay que tomar de la lata nunca, haya brote de hantavirus o no. Esa medida de prevención es para la leptospira, que es otra de las enfermedades que transmiten los roedores, y que es mucho más común que el hantavirus, porque los roedores que andan en los depósitos de alimentos no son los ratones de campo que transmiten esta enfermedad, sino los llamados comensales, que cohabitan con nosotros, las ratas comunes de ciudad, que no transmiten hantavirus pero si leptospira y muchas otras enfermedades.


ZonaCampo: El doble juego de ventajas e inconvenientes de las redes sociales…

Bintana: Siempre deja algo positivo, porque se genera una sensibilidad en la comunidad y las autoridades que dan lugar a medidas preventivas, acciones, campañas que resultan útiles. Pero es muy importante contar con información precisa, sobre todo porque hay problemas de carácter permanente, como la leptospira por ejemplo, que está siempre presente. La cuestión pasa por continuar con las medidas preventivas una vez que pasa el pico de sensibilidad social por un tema puntual como el hantavirus, porque seguirán existiendo muchos otros problemas tan graves como ese. El objetivo entonces no debería ser tan específico, sino mucho más amplio, tomando las medidas necesarias para prevenir enfermedades transmitidas por roedores.


ZonaCampo: Con relación al hantavirus, específicamente ¿quiénes son las personas más expuestas?

Bintana: El hantavirus es transmitido por el ratón colilargo de campo, por lo cual históricamente las personas que viven o trabajan en el ámbito rural, o los campamentistas, son los más expuestos. Es decir, las personas que están habitualmente al aire libre, pero no porque el aire libre sea de riesgo, sino porque es el ambiente donde está el ratón. Cuando arrancó en El Bolsón el primer brote de hantavirus, allá por 1995 aproximadamente, fue porque habían anidado ratones en una camioneta estacionada mucho tiempo en una cabaña y al encender la calefacción, lo inhalaron. Se trata de espacios cerrados, dentro de ámbitos rurales o agrestes. 



Según el médico veterinario Gilberto Bintana, una de las dificultades de prevención del hantavirus reside en que el roedor que lo transmite no es la rata grande, bien visible, sino el pequeño ratón colilargo de campo, de unos pocos centímetros de largo y de desplazamiento muy rápido, y por lo tanto difícil de detectar.



ZonaCampo: ¿Hay ciclos en el hantavirus o es un problema permanente?

Bintana: Siempre suele darse en los mismos lugares, se habla de ciclos llamados "ratadas", donde cada tanto por cuestiones probablemente de alimentación, estos roedores silvestres se acercan al ambiente humano y aumentan las posibilidades de transmisión. Evidentemente el virus está circulando entre los roedores, está en las poblaciones, y a veces es difícil de detectar porque son portadores asintomáticos, es decir, el roedor no se enferma pero son eliminadores. Entonces entre ellos no pasa nada, pero cuando se dan estos desplazamientos demográficos de las poblaciones, a veces llega al hombre y se dan estos casos. Otra cosa que dificulta su prevención es el hecho de que el ratón que la transmite no es la rata grande, bien visible, sino el ratón colilargo, de unos pocos centímetros y de desplazamento muy rápido, por lo tanto difícil de detectar.


ZonaCampo: ¿Las mutaciones del virus dificultan los tratamientos?

Bintana: Van apareciendo cambios en las cepas, por eso siempre sucede con estas enfermedades emergentes o, más bien, reemergentes, al aparecer o reaparecer lo hacen con mucha patogenicidad. Las cepas causan gran mortandad, y a medida que se van instalando o se hacen más habituales, las cepas van variando y se hacen menos patógenas o mortales. En este caso, tenemos una situación nueva, que es el contagio interhumano, pero por otro lado, la emergencia es menos virulenta que en ocasiones anteriores.


ZonaCampo: Frente a este tipo de circunstancias, muchas veces las medidas públicas generales no llegan a tiempo por la velocidad en que se propagan. ¿Qué medidas de prevención se pueden tomar?

Bintana: Siempre hay que apuntar al roedor, ya sea por hantavirus, leptospira o cualquiera de los otros problemas. Incluso aunque ahora estemos hablando de contagio interhumano, el origen siempre es el roedor por lo cual las medidas preventivas apuntan allí, que es el diseminador. En el caso del hantavirus, como todos los virus, no viven en el medioambiente, por lo cual el período de transmisión es muy corto. Por eso, la principal recomendación sobre todo para la gente que está en ámbitos rurales, es ser cuidadoso respecto de presencia de roedores en ámbitos cerrados, galpones, viviendas sin ventilar, cualquier espacio cerrado en el campo es sospechoso. Sobre todo si hay acopio de cereales o cueros, donde el ratón pueda anidar.


ZonaCampo: Siendo que en el campo estos lugares son habituales, y es el medioambiente donde se desarrolla el ratón, es decir, se da todo como para estar en riesgo ¿hay alguna recomendación especial?

Bintana: Al igual que sucede con la hacienda, cada espacio soporta una carga determinada, en este caso, en un galpón o vivienda cerrada por ejemplo, hay cierta cantidad de familias de roedores que pueden coexisitir. La idea es tomar las medidas necesarias para limitar la carga todo lo posible, y lógicamente, no generar condiciones para que aumenten. Los acopios de cueros o cereales favorecen el desarrollo. Se recomienda mantener limpios los galpones y viviendas, desmalezar las zonas circundantes. En el caso de lugares cerrados desde hace mucho, se recomienda ventilarlos antes de limpiar, hay una medida preventiva sencilla que es tomar aire antes de entrar, y abrir todo lo que se pueda sin respirar, después se sale, se vuelve a tomar aire y se sigue abriendo. Se lo deja unas horas ventilado, y después se ingresa a limpiar, cuidando de no levantar polvareda barriendo, lo ideal es rociar todo con una solución de agua con cloro, usar guantes. Tampoco se recomienda la quema, porque lejos de controlar se aumenta la diseminación.


ZonaCampo: Muchas gracias por recibirnos, nos brinda una perspectiva complementaria muy útil para la prevención. ¿alguna recomendación adicional?

Bintana: La participación comunitaria en estos temas en fundamental, es muy importante la iniciativa tanto individual como colectiva, y tomando en cuenta que la presencia de roedores no se rige por las normas de los seres humanos. Es decir, el hecho de que estén en el terreno del vecino no significa que los roedores sean "del vecino", sino que mientras haya un lugar donde puedan tener madriguera y fuentes de alimento, van a estar circulando en todo el ambiente. Entonces no se trata solo del baldío, sino de todos los que les dan de comer, sobre todo en ámbitos urbanos. Es algo que se tiene que controlar de manera comunitaria, limitando la capacidad de carga.



Por otras consultas o asesoramiento técnico, los datos de contacto del médico veterinario Gilberto Bintana son

SyGAMED S.A.

España 2882 - 2° Piso Oficina 5 (Cámara Empresaria de Olavarría)

Olavarría, Pcia. de Buenos Aires (CP7400)

Teléfono: (02284) 422890/427896

http://www.sygamed.com




Plaza firme a pesar de un ingreso que superó las 1...
La ganadería tendrá su lugar de privilegio en Expo...