InfoGen

La cuarentena no pudo parar la Semana de la Miel

Con un programa adaptado y con la red social Instagram como principal soporte, Olavarría lleva adelante las actividades de la quinta edición del programa nacional.  

 Las restricciones impuestas por el COVID 19 no impidieron que Olavarría vuelva a ser parte de la campaña nacional "Semana de la Miel", que en nuestra ciudad ya va por la quinta edición.Hubo que adaptar el programa, pero un conjunto de productores comprometidos, nucleados en el Grupo Cambio Rural Olamiel, lo está llevando adelante.


Esta edición se desarrolla del 12 al 20 de mayo, y como las anteriores, apunta a fortalecer la conciencia de la población respecto de los beneficios del consumo de miel, que es muy bajo en nuestro país, y otros derivados de la producción apícola.


 "Nos ha cambiado mucho la manera de trabajar en esta ocasión, todas las actividades las estamos realizando de manera digital, cargando al perfil de Instagram de INTA (@ AER_OLAVARRIA), ahí se carga toda la información, la gente hace preguntas y se responden por ese mismo medio", explicó el productor apícola Miguel Cortez, impulsor asesor Olamiel.


"Incluso, a la gente que pide miel se la alcanzamos a la casa, tratamos de colaborar de esa manera, siempre haciendo hincapié en la importancia del consumo de miel, que es un producto tan noble", agregó.


El año pasado hubo una participación muy activa en relación a capacitación, muestras en las escuelas y demás. Esta vez las actividades debieron ser adaptadas y las redes sociales de instituciones de todo el país han sido el principal soporte. A nivel local, la mayoría del material publicado pertenece al grupo que impulsa Cortez.


Respecto de la actividad apícola, siempre al acecho de tantos factores que la ponen en jaque, esta vez tuvo un poco de suerte, ya que al ser parte del rubro agroindustria los productores pudieron seguir trabajando, tal y como sucedió con la agricultura y la ganadería.


"No tuvimos corte en la actividad, en esta época nos agarró el período de cura, fin de cosecha y del ciclo de alimentación de las colmenas. Con el comprobante de inscripción en RENAPA, el Registro Nacional de Productores Apícolas hemos podido seguir circulando sin interrumpir la actividad, incluso se ha cargado miel para exportación", expresó Cortez.


"El trabajo sigue el curso normal para los productores, ahora están comenzando los trabajos de galpón. Lo único que no hemos podido continuar son las reuniones mensuales y los encuentros de capacitación, que quedaron en suspenso por el tema del COVID", concluyó.


Consumo y novillo firmes en Liniers
Caminos rurales: informe semanal de la Mesa Agrope...

Artículos relacionados

 

InfoGen

La cuarentena no pudo parar la Semana de la Miel

Con un programa adaptado y con la red social Instagram como principal soporte, Olavarría lleva adelante las actividades de la quinta edición del programa nacional.  

 Las restricciones impuestas por el COVID 19 no impidieron que Olavarría vuelva a ser parte de la campaña nacional "Semana de la Miel", que en nuestra ciudad ya va por la quinta edición.Hubo que adaptar el programa, pero un conjunto de productores comprometidos, nucleados en el Grupo Cambio Rural Olamiel, lo está llevando adelante.


Esta edición se desarrolla del 12 al 20 de mayo, y como las anteriores, apunta a fortalecer la conciencia de la población respecto de los beneficios del consumo de miel, que es muy bajo en nuestro país, y otros derivados de la producción apícola.


 "Nos ha cambiado mucho la manera de trabajar en esta ocasión, todas las actividades las estamos realizando de manera digital, cargando al perfil de Instagram de INTA (@ AER_OLAVARRIA), ahí se carga toda la información, la gente hace preguntas y se responden por ese mismo medio", explicó el productor apícola Miguel Cortez, impulsor asesor Olamiel.


"Incluso, a la gente que pide miel se la alcanzamos a la casa, tratamos de colaborar de esa manera, siempre haciendo hincapié en la importancia del consumo de miel, que es un producto tan noble", agregó.


El año pasado hubo una participación muy activa en relación a capacitación, muestras en las escuelas y demás. Esta vez las actividades debieron ser adaptadas y las redes sociales de instituciones de todo el país han sido el principal soporte. A nivel local, la mayoría del material publicado pertenece al grupo que impulsa Cortez.


Respecto de la actividad apícola, siempre al acecho de tantos factores que la ponen en jaque, esta vez tuvo un poco de suerte, ya que al ser parte del rubro agroindustria los productores pudieron seguir trabajando, tal y como sucedió con la agricultura y la ganadería.


"No tuvimos corte en la actividad, en esta época nos agarró el período de cura, fin de cosecha y del ciclo de alimentación de las colmenas. Con el comprobante de inscripción en RENAPA, el Registro Nacional de Productores Apícolas hemos podido seguir circulando sin interrumpir la actividad, incluso se ha cargado miel para exportación", expresó Cortez.


"El trabajo sigue el curso normal para los productores, ahora están comenzando los trabajos de galpón. Lo único que no hemos podido continuar son las reuniones mensuales y los encuentros de capacitación, que quedaron en suspenso por el tema del COVID", concluyó.


Consumo y novillo firmes en Liniers
Caminos rurales: informe semanal de la Mesa Agrope...

Artículos relacionados