InfoGen

Según CICCRA en el último año el consumo de carne cayó un 11%

Según el último informe de la entidad durante los primeros ocho meses de 2019 cada argentino dejó de comer en promedio siete kilos menos de carne

El pasado mes de agosto arrojó datos que certifican la caída del consumo de carne bovina y van en sintonía con lo expresado por un amplio sector de la industria frigorífica volcada al mercado local.


Tras la última reunión de la Mesa de Carnes y mientras el Gobierno nacional buscó proyectar la imagen de una ganadería pujante y con cifras récords de exportación, una buena parte de los frigoríficos del ámbito doméstico exhibieron una postura opuesta y alertaron sobre una marcada caída en las ventas y plantas que trabajan muy por debajo de su capacidad.


Esta situación generó roces a nivel interno en el marco de la Mesa de Carnes, que en la previa de las elecciones de octubre cuenta con un sector –estrechamente vinculado al presidente Mauricio Macri y los frigoríficos exportadores- empecinado en mostrar solo el lado favorable del negocio.


El último informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) pone en números este panorama desfavorable que vive el consumo a nivel nacional.


En este sentido, desde la entidad presidida por Miguel Schiariti remarcaron que durante los primeros ocho meses de 2019, el consumo de carne se ubicó sobre los 51 kilos por habitante, un 11,3% menos en relación al mismo período del año anterior. Pasado en limpio, en un año cada argentino dejó de comer –en promedio- siete kilos menos de carne.


En contrapartida, los números de la exportación no paran de crecer. Según CICCRA, entre los meses de enero y julio de 2019, los frigoríficos exportadores generaron ingresos por 1.438 millones de dólares, un 36,8% más en relación a los primeros siete meses del año pasado.


De esta manera, la ganadería argentina no logra resolver sus profundas contradicciones y mientras la industria exportadora trabaja al tope de su capacidad, impulsada por una demanda china que no tiene techo, el consumo doméstico exhibe señales cada vez más preocupantes. 


Del Sector

Por qué se multiplican los casos de resistencia a ...
Informe semanal sobre los trabajos en los caminos ...

Artículos relacionados

 

InfoGen

Según CICCRA en el último año el consumo de carne cayó un 11%

Según el último informe de la entidad durante los primeros ocho meses de 2019 cada argentino dejó de comer en promedio siete kilos menos de carne

El pasado mes de agosto arrojó datos que certifican la caída del consumo de carne bovina y van en sintonía con lo expresado por un amplio sector de la industria frigorífica volcada al mercado local.


Tras la última reunión de la Mesa de Carnes y mientras el Gobierno nacional buscó proyectar la imagen de una ganadería pujante y con cifras récords de exportación, una buena parte de los frigoríficos del ámbito doméstico exhibieron una postura opuesta y alertaron sobre una marcada caída en las ventas y plantas que trabajan muy por debajo de su capacidad.


Esta situación generó roces a nivel interno en el marco de la Mesa de Carnes, que en la previa de las elecciones de octubre cuenta con un sector –estrechamente vinculado al presidente Mauricio Macri y los frigoríficos exportadores- empecinado en mostrar solo el lado favorable del negocio.


El último informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) pone en números este panorama desfavorable que vive el consumo a nivel nacional.


En este sentido, desde la entidad presidida por Miguel Schiariti remarcaron que durante los primeros ocho meses de 2019, el consumo de carne se ubicó sobre los 51 kilos por habitante, un 11,3% menos en relación al mismo período del año anterior. Pasado en limpio, en un año cada argentino dejó de comer –en promedio- siete kilos menos de carne.


En contrapartida, los números de la exportación no paran de crecer. Según CICCRA, entre los meses de enero y julio de 2019, los frigoríficos exportadores generaron ingresos por 1.438 millones de dólares, un 36,8% más en relación a los primeros siete meses del año pasado.


De esta manera, la ganadería argentina no logra resolver sus profundas contradicciones y mientras la industria exportadora trabaja al tope de su capacidad, impulsada por una demanda china que no tiene techo, el consumo doméstico exhibe señales cada vez más preocupantes. 


Del Sector

Por qué se multiplican los casos de resistencia a ...
Informe semanal sobre los trabajos en los caminos ...

Artículos relacionados