InfoGen

Medidas para minimizar el estrés calórico

Con resultados aún más graves que el déficit forrajero, el shock térmico de la hacienda es algo que puede paliarse mediante inversiones básicas o manejo adecuado  


Esta nota hubiera logrado "picos de calor" en las redes sociales ayer o anteayer, cuando se registraron picos de temperatura récords para lo que va del año en el partido. Como suele suceder, cayeron unas gotas, se vino el fresco y llegó algo de alivio para el ganado y el ganadero. Pero al igual que pasa con las maniobras para minimizar efectos de la sequía, que no llueve pasto, con el tema del calor tampoco "llueve sombra", por lo cual artículos como estos nunca resultan extemporáneos.


El estrés por calor es uno de los grandes problemas que acarrea el verano, no solamente por hechos puntuales de temperaturas extremas o déficits hídiricos, sino por un efecto acumulativo derivado de muchas jornadas donde los animales no llegan a reponerse del calor sufrido durante el día, al ser las noches cortas y calurosas. Esta continuidad va dando lugar al preocupante "shock térmico", cuyos efectos repercuten en el rodeo conjunto, y el sistema productivo. Siendo que el estrés del ganadero va de la mano del estrés del ganado, existen medidas que pueden tomarse y no implican costos excesivos, o directamente se basan en manejo.


En muchas entrevistas realizadas por este medio, los profesionales veterinarios afirman que hay una jerarquía de prioridades biológicas para momentos de estrés animal, donde lo que prima es la supervivencia propia, luego de la de la cría, y mucho después, vienen cuestiones como la preñez que terminan siendo una especie de lujo en situaciones críticasPor este motivo, los productores deben tener presente que los cuidados, o la falta de ellos, van a repercutir no solo en la mortandad o estado de los animales, sino también en la productividad del rodeo a futuro.


Las medidas que pueden tomarse son variadas, algunas parecen muy fuera de contexto para los esquemas locales (sistemas de rocío de agua similares a los riegos, por ejemplo), pero otras están bien a mano, y van desde inversiones de relativo bajo costo y alto impacto, hasta cuestiones fundamentalmente basadas en manejo.



En el primer caso, contando con cierto presupuesto pueden implementarse estructuras de media sombra para el caso de que no se disponga de arboledas, aunque es recomendable planificar la implantación de montes en las esquinas de los cuadros. Lógicamente, estas cuestiones insumen costos de dinero y tiempo no siempre al alcance, pero tienen un impacto muy positivo. En esta nota, se muestran como ejemplo las estructuras montadas por el productor Diego Demata en un establecimiento de la zona de San Jorge.


En cuanto a medidas basadas en manejo, lo que se recomienda es planificar el pastoreo a lo largo del año a fin de llegar a la época estival contando con algún cuadro con algo de sombra. Incluso, en el caso de que esto no se haya realizado, algunos profesionales proponen que en caso de olas de calor extremas, es preferible que los animales tengan sombra aún a costa de una eventual falta de pasto: no solamente porque cuando hace demasiado calor no se consume tanto forraje, sino porque además, el impacto negativo del calor es aún más grave.


La Comisión de Sanidad Animal del Grupo "Gurú Ganadero" publicó muy recientemente un valioso trabajo denominado "Protocolo de Prevención del Estrés Calórico en Bovinos", cuyos autores son MV Abel Argüelles Iriondo, MV Mónica Ponce del Valle, MV Damián Bonadeo, MV Sebastián Vittone, Ing. Gustavo Sueldo, Sr. Carlos Pujol y Sr. Manuel Lamas.- El mismo puede descargarse de manera gratuita siguiendo este enlace 


La semana cerró con máximos récord en Liniers
Plaza firme con precios récord en Liniers

Artículos relacionados

 

InfoGen

Medidas para minimizar el estrés calórico

Con resultados aún más graves que el déficit forrajero, el shock térmico de la hacienda es algo que puede paliarse mediante inversiones básicas o manejo adecuado  


Esta nota hubiera logrado "picos de calor" en las redes sociales ayer o anteayer, cuando se registraron picos de temperatura récords para lo que va del año en el partido. Como suele suceder, cayeron unas gotas, se vino el fresco y llegó algo de alivio para el ganado y el ganadero. Pero al igual que pasa con las maniobras para minimizar efectos de la sequía, que no llueve pasto, con el tema del calor tampoco "llueve sombra", por lo cual artículos como estos nunca resultan extemporáneos.


El estrés por calor es uno de los grandes problemas que acarrea el verano, no solamente por hechos puntuales de temperaturas extremas o déficits hídiricos, sino por un efecto acumulativo derivado de muchas jornadas donde los animales no llegan a reponerse del calor sufrido durante el día, al ser las noches cortas y calurosas. Esta continuidad va dando lugar al preocupante "shock térmico", cuyos efectos repercuten en el rodeo conjunto, y el sistema productivo. Siendo que el estrés del ganadero va de la mano del estrés del ganado, existen medidas que pueden tomarse y no implican costos excesivos, o directamente se basan en manejo.


En muchas entrevistas realizadas por este medio, los profesionales veterinarios afirman que hay una jerarquía de prioridades biológicas para momentos de estrés animal, donde lo que prima es la supervivencia propia, luego de la de la cría, y mucho después, vienen cuestiones como la preñez que terminan siendo una especie de lujo en situaciones críticasPor este motivo, los productores deben tener presente que los cuidados, o la falta de ellos, van a repercutir no solo en la mortandad o estado de los animales, sino también en la productividad del rodeo a futuro.


Las medidas que pueden tomarse son variadas, algunas parecen muy fuera de contexto para los esquemas locales (sistemas de rocío de agua similares a los riegos, por ejemplo), pero otras están bien a mano, y van desde inversiones de relativo bajo costo y alto impacto, hasta cuestiones fundamentalmente basadas en manejo.



En el primer caso, contando con cierto presupuesto pueden implementarse estructuras de media sombra para el caso de que no se disponga de arboledas, aunque es recomendable planificar la implantación de montes en las esquinas de los cuadros. Lógicamente, estas cuestiones insumen costos de dinero y tiempo no siempre al alcance, pero tienen un impacto muy positivo. En esta nota, se muestran como ejemplo las estructuras montadas por el productor Diego Demata en un establecimiento de la zona de San Jorge.


En cuanto a medidas basadas en manejo, lo que se recomienda es planificar el pastoreo a lo largo del año a fin de llegar a la época estival contando con algún cuadro con algo de sombra. Incluso, en el caso de que esto no se haya realizado, algunos profesionales proponen que en caso de olas de calor extremas, es preferible que los animales tengan sombra aún a costa de una eventual falta de pasto: no solamente porque cuando hace demasiado calor no se consume tanto forraje, sino porque además, el impacto negativo del calor es aún más grave.


La Comisión de Sanidad Animal del Grupo "Gurú Ganadero" publicó muy recientemente un valioso trabajo denominado "Protocolo de Prevención del Estrés Calórico en Bovinos", cuyos autores son MV Abel Argüelles Iriondo, MV Mónica Ponce del Valle, MV Damián Bonadeo, MV Sebastián Vittone, Ing. Gustavo Sueldo, Sr. Carlos Pujol y Sr. Manuel Lamas.- El mismo puede descargarse de manera gratuita siguiendo este enlace 


La semana cerró con máximos récord en Liniers
Plaza firme con precios récord en Liniers

Artículos relacionados