Locales y Regionales

Jornada sobre producción pastoril intensiva en "La Posta"

Tiburcio Imaz vuelve a compartir los secretos de cómo producir más de 1.500 kg de carne por hectárea en General Lamadrid 

Miguel Viñuales (ZonaCampo)​


Este viernes 12,  a  partir de las 15, vuelven a abrirse las tranqueras de "La Posta", de Tiburcio Imaz y Encarnación Espinar Rodríguez, para la segunda jornada grupal de capacitación en producción pastoril intensiva del año. Imaz viene trabajando desde hace 18 años en el lugar, logrando en la actualidad una producción promedio de 1.500 kg de carne/ha por año, con una carga anual promedio de 10 EV/ha.


El encuentro promete, en varios sentidos. Por un lado, porque –y esto puede atestiguarlo cualquiera que haya estado ahí- cualquier visita a La Posta para ver lo que Tiburcio Imaz hace, ya promete. Pero fundamentalmente, porque esta jornada estaba prevista para más adelante, pero a pedido de técnicos y productores se adelantó, a fin de hacerse una evaluación de los números productivos y económicos del año pasado.


En tercer lugar, esta jornada tiene un componente especial para la familia anfitriona, porque ya se fueron los animales que habitualmente están en el campo bajo capitalización, y quedaron únicamente las 210 vaquillonas preñadas del primer rodeo propio de la familia Imaz, en todos estos años.


Podría sintetizarse muy -muy- brevemente el trabajo que se realiza en La Posta, diciendo que es un campo de 142 hectáreas (aproximadamente 130 productivas), dividido en 7 potreros iguales, subdivido a su vez en franjas con parcelas de 40x40metros, donde se va corriendo un eléctrico para que lotes de 150 animales pastoreen con cuatro cambios diarios. El promedio de producción es, como se dijo, de 1.500 kg de carne/ha por año, y la carga promedio anual es de 10 EV/ha.


No se utilizan verdeos, sino pasturas base alfalfa y festuca mediterránea, con rollos hechos en el mismo establecimiento como suplemento forrajero invernal. El control de malezas se hace mediante dos o tres campañas agrícolas con materiales RR entre ciclo y ciclo de pastura, y se utilizan siempre semillas e insumos de calidad comprobada, sembradas en convencional con altas dosis de fertilizante fosforado para asegurar la productividad durante todo el ciclo.


Sintesis vertiginosa, podría decirse. Pero en vez de dos párrafos, podrían ser veinte, y seguiría sin alcanzar para transmitir lo que se experimenta estando en el lugar, viendo el pasto recuperarse, viendo los animales mansos,y escuchando lo vivido por esta gente durante dos décadas de trabajo arduo. Así que pueden ser dos, o pueden ser veinte, y aún así no hay riesgo de "spoiler", como dicen los chicos. 



Con licencia

 A riesgo de faltar un poco al estilo habitual de ZonaCampo, y con todo respeto de mi parte por el lector, me voy a permitir la licencia de escribir esta nota en primera persona. No porque quiera hablar de mí, sino porque quisiera que cada productor ganadero vaya al lugar, y pueda sentir en carne propia lo que a mí me pasó cuando fui a La Posta.


Yo había escuchado hablar de Imaz hace mucho, y lo tenía en "agenda semiconsciente", pero nunca había podido ubicarlo. Un día, gracias a un miembro de los grupos de whatsapp de ZonaCampo nos enteramos en la redacción que el 22 de febrero se daba una jornada técnica, y justo ese día yo no podría ir. Asi que lo contacté personalmente, y fui a ver de qué se trataba un par de días antes. De esa visita quedó como resultado la nota que publicamos el 19 de febrero, a la cual se puede acceder desde aquí.


Como aspirante a periodista y productor ganadero que soy, si pudiera definir lo que sentí al tomar contacto con lo que se hace en La Posta, diría que es como mínimo una experiencia transformadora. Llegué a mi casa y no podía dejar de hablar del tema. Y si bien yo tuve la suerte de que me diera un "tour" personalizado, no me pasó solamente a mi, porque un compañero de la redacción que me vio tan impresionado y fue a cubrir la charla grupal, ya está pensando en ir de nuevo, a la del 12 de abril.


Lo que se ve en La Posta es el resultado de 18 años de trabajo muy duro, de ensayos, errores y aciertos, y Tiburcio Imaz ha logrado, con el tiempo, resumirlo y transmitirlo en unas tres horas, mediante estas jornadas grupales de capacitación. Últimamente, respondiendo a demandas que le van llegando, la familia ha empezado a organizar visitas personalizadas que pueden incluir estadías de algunos días, ya que su esposa Encarnación lleva adelante un proyecto paralelo de turismo rural y producción de dulces artesanales. Están recibiendo una o dos personas por semana.





Mucho por ganar

Volviendo a lo productivo, Imaz remarca en sus presentaciones que lo que se hace en La Posta es algo posible, no está solo en libros o documentales, y que es trasladable a cualquier ambiente de suelo y clima, ajustando lógicamente las especies vegetales y la carga animal.


Considera que la diferencia de producción es muy grande para ni siquiera intentarlo, ya que los ingredientes básicos del esquema son la inversión racional, es decir, no gastar de menos, pero tampoco gastar de más, y el trabajo permanente. Imaz es de esas personas a las que las cosas le costaron bastante, nadie le regaló nada. De hecho, el campo lo compró con un crédito que terminó de pagar hace algunos años, así que él mismo es la garantía de que con trabajo e inversión, el sistema funciona.


Volviendo a lo personal, me permito recomendar–respetuosamente, insisto- a cada lector de esta nota, que disfrute de las fotos de la última jornada de febrero, del video que preparamos en ZonaCampoTV sobre el trabajo en La Posta, y que no se pierda la próxima jornada del viernes 12.


Recomiendo que no se la pierda porque, aunque no pueda implementar todo, aunque las condiciones en su campo no sean parecidas, seguramente "algo" va a sacar de la charla, seguro que alguna mejora, algún secreto, alguna clave para intensificar va a poder sacar.


Por otro lado, le recomiendo que no deje pasar esta jornada, pensando en que seguramente hagan otra, en primavera. Porque, si resulta que a usted le pasa algo parecido a lo que me pasó a mí, después de asistir a esta, la de primavera tampoco se la va a querer perder. El que avisa no traiciona.



...

La jornada en La Posta será este viernes 12 de abril, a partir de las 15 hs y tiene cupo limitado, por lo cual es necesario inscribirse comunicándose al celular 2286-410065.

Además de la recorrida a campo, el temario incluye claves para el logro de las pasturas, el manejo del pastoreo para optimizar el aprovechamiento, los números general del sistema. Hay servicio de café y el costo es de $ 500 por persona.

La Posta queda a unos 8 km del casco urbano de General Lamadrid, la ubicación georreferenciada es 37º11´32.7"S61º21´30.3"O, aunque las indicaciones telefónicas que dan los anfitriones hacen muy sencilla la llegada. 



Algunas fotos de la última jornada y la visita que hicimos en febrero

SENASA facilita a los profesionales la acreditació...
Se reunió la Comisión para obras de infraestructur...

Artículos relacionados

 

Locales y Regionales

Jornada sobre producción pastoril intensiva en "La Posta"

Tiburcio Imaz vuelve a compartir los secretos de cómo producir más de 1.500 kg de carne por hectárea en General Lamadrid 

Miguel Viñuales (ZonaCampo)​


Este viernes 12,  a  partir de las 15, vuelven a abrirse las tranqueras de "La Posta", de Tiburcio Imaz y Encarnación Espinar Rodríguez, para la segunda jornada grupal de capacitación en producción pastoril intensiva del año. Imaz viene trabajando desde hace 18 años en el lugar, logrando en la actualidad una producción promedio de 1.500 kg de carne/ha por año, con una carga anual promedio de 10 EV/ha.


El encuentro promete, en varios sentidos. Por un lado, porque –y esto puede atestiguarlo cualquiera que haya estado ahí- cualquier visita a La Posta para ver lo que Tiburcio Imaz hace, ya promete. Pero fundamentalmente, porque esta jornada estaba prevista para más adelante, pero a pedido de técnicos y productores se adelantó, a fin de hacerse una evaluación de los números productivos y económicos del año pasado.


En tercer lugar, esta jornada tiene un componente especial para la familia anfitriona, porque ya se fueron los animales que habitualmente están en el campo bajo capitalización, y quedaron únicamente las 210 vaquillonas preñadas del primer rodeo propio de la familia Imaz, en todos estos años.


Podría sintetizarse muy -muy- brevemente el trabajo que se realiza en La Posta, diciendo que es un campo de 142 hectáreas (aproximadamente 130 productivas), dividido en 7 potreros iguales, subdivido a su vez en franjas con parcelas de 40x40metros, donde se va corriendo un eléctrico para que lotes de 150 animales pastoreen con cuatro cambios diarios. El promedio de producción es, como se dijo, de 1.500 kg de carne/ha por año, y la carga promedio anual es de 10 EV/ha.


No se utilizan verdeos, sino pasturas base alfalfa y festuca mediterránea, con rollos hechos en el mismo establecimiento como suplemento forrajero invernal. El control de malezas se hace mediante dos o tres campañas agrícolas con materiales RR entre ciclo y ciclo de pastura, y se utilizan siempre semillas e insumos de calidad comprobada, sembradas en convencional con altas dosis de fertilizante fosforado para asegurar la productividad durante todo el ciclo.


Sintesis vertiginosa, podría decirse. Pero en vez de dos párrafos, podrían ser veinte, y seguiría sin alcanzar para transmitir lo que se experimenta estando en el lugar, viendo el pasto recuperarse, viendo los animales mansos,y escuchando lo vivido por esta gente durante dos décadas de trabajo arduo. Así que pueden ser dos, o pueden ser veinte, y aún así no hay riesgo de "spoiler", como dicen los chicos. 



Con licencia

 A riesgo de faltar un poco al estilo habitual de ZonaCampo, y con todo respeto de mi parte por el lector, me voy a permitir la licencia de escribir esta nota en primera persona. No porque quiera hablar de mí, sino porque quisiera que cada productor ganadero vaya al lugar, y pueda sentir en carne propia lo que a mí me pasó cuando fui a La Posta.


Yo había escuchado hablar de Imaz hace mucho, y lo tenía en "agenda semiconsciente", pero nunca había podido ubicarlo. Un día, gracias a un miembro de los grupos de whatsapp de ZonaCampo nos enteramos en la redacción que el 22 de febrero se daba una jornada técnica, y justo ese día yo no podría ir. Asi que lo contacté personalmente, y fui a ver de qué se trataba un par de días antes. De esa visita quedó como resultado la nota que publicamos el 19 de febrero, a la cual se puede acceder desde aquí.


Como aspirante a periodista y productor ganadero que soy, si pudiera definir lo que sentí al tomar contacto con lo que se hace en La Posta, diría que es como mínimo una experiencia transformadora. Llegué a mi casa y no podía dejar de hablar del tema. Y si bien yo tuve la suerte de que me diera un "tour" personalizado, no me pasó solamente a mi, porque un compañero de la redacción que me vio tan impresionado y fue a cubrir la charla grupal, ya está pensando en ir de nuevo, a la del 12 de abril.


Lo que se ve en La Posta es el resultado de 18 años de trabajo muy duro, de ensayos, errores y aciertos, y Tiburcio Imaz ha logrado, con el tiempo, resumirlo y transmitirlo en unas tres horas, mediante estas jornadas grupales de capacitación. Últimamente, respondiendo a demandas que le van llegando, la familia ha empezado a organizar visitas personalizadas que pueden incluir estadías de algunos días, ya que su esposa Encarnación lleva adelante un proyecto paralelo de turismo rural y producción de dulces artesanales. Están recibiendo una o dos personas por semana.





Mucho por ganar

Volviendo a lo productivo, Imaz remarca en sus presentaciones que lo que se hace en La Posta es algo posible, no está solo en libros o documentales, y que es trasladable a cualquier ambiente de suelo y clima, ajustando lógicamente las especies vegetales y la carga animal.


Considera que la diferencia de producción es muy grande para ni siquiera intentarlo, ya que los ingredientes básicos del esquema son la inversión racional, es decir, no gastar de menos, pero tampoco gastar de más, y el trabajo permanente. Imaz es de esas personas a las que las cosas le costaron bastante, nadie le regaló nada. De hecho, el campo lo compró con un crédito que terminó de pagar hace algunos años, así que él mismo es la garantía de que con trabajo e inversión, el sistema funciona.


Volviendo a lo personal, me permito recomendar–respetuosamente, insisto- a cada lector de esta nota, que disfrute de las fotos de la última jornada de febrero, del video que preparamos en ZonaCampoTV sobre el trabajo en La Posta, y que no se pierda la próxima jornada del viernes 12.


Recomiendo que no se la pierda porque, aunque no pueda implementar todo, aunque las condiciones en su campo no sean parecidas, seguramente "algo" va a sacar de la charla, seguro que alguna mejora, algún secreto, alguna clave para intensificar va a poder sacar.


Por otro lado, le recomiendo que no deje pasar esta jornada, pensando en que seguramente hagan otra, en primavera. Porque, si resulta que a usted le pasa algo parecido a lo que me pasó a mí, después de asistir a esta, la de primavera tampoco se la va a querer perder. El que avisa no traiciona.



...

La jornada en La Posta será este viernes 12 de abril, a partir de las 15 hs y tiene cupo limitado, por lo cual es necesario inscribirse comunicándose al celular 2286-410065.

Además de la recorrida a campo, el temario incluye claves para el logro de las pasturas, el manejo del pastoreo para optimizar el aprovechamiento, los números general del sistema. Hay servicio de café y el costo es de $ 500 por persona.

La Posta queda a unos 8 km del casco urbano de General Lamadrid, la ubicación georreferenciada es 37º11´32.7"S61º21´30.3"O, aunque las indicaciones telefónicas que dan los anfitriones hacen muy sencilla la llegada. 



Algunas fotos de la última jornada y la visita que hicimos en febrero

SENASA facilita a los profesionales la acreditació...
Se reunió la Comisión para obras de infraestructur...

Artículos relacionados